publicidad

sábado, 23 de septiembre de 2017

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para peticiones urgentes y necesidades económicas

Patrona de los Padres Redentoristas y de Haití

27 de junio

Santísima y siempre pura Virgen María, Madre de Jesucristo, Reina del mundo y Señora de todo lo creado; que a ninguno abandonas, a ninguno desprecias ni dejas desconsolado a quien recurre a Ti con corazón humilde y puro.


No me deseches por mis gravísimos e innumerables pecados, no me abandones por mis muchas iniquidades, ni por la dureza e inmundicia de mi corazón me prives de tu gracia y de tu amor, pues soy tu hijo.

Escucha a este pecador que confía en tu misericordia y piedad: socórreme, piadosísima Madre del Perpetuo Socorro, de tu querido Hijo, omnipotente Dios y Señor nuestro Jesucristo, la indulgencia y la remisión de todos mis pecados y la gracia de tu amor y temor, la salud y la castidad y el verme libre de todos los peligros de alma y cuerpo.

En los últimos momentos de mi vida, sé mi piadosa auxiliadora y libra mi alma de las eternas penas y de todo mal, así como las almas de mis padres, familiares, amigos y bienhechores, y las de todos los fieles vivos y difuntos, con el auxilio de Aquel que por espacio de nueve meses llevaste en tu purísimo seno y con tus manos reclinaste en el pesebre, tu Hijo y Señor nuestro Jesucristo, que es bendito por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración Milagrosa de la Virgen de las Angustias para Recuperar a la Pareja y Restaurar el Matrimonio

¡Dulce, Dolorosísima Virgen de la Angustias,
Señora de las Siete Espadas Reina
de los Ángeles y Santos y dulce madre mía!
  


Que con el corazón lleno de angustia y enorme dolor
Permaneciste serena junto a la Cruz y
sufriste como Madre la Pasión de tu amadísimo Hijo,
que dio su vida para redimirnos y salvarnos.

Hoy llego ante ti con todo mi afecto
Para pedirte me ayudes a reparar el dolor causado
a tu glorioso Hijo por mis faltas y pecados,
me cobijes en la amplitud de tu Inmaculado manto
y me concedas tu ayuda para restaurar mi pareja,
mi matrimonio, mi familia ahora desunida.

Benignísima madre de Misericordia que
nos adoptaste por hijos en la altura del Calvario
me presento reverente ante ti para
pedirte que me cuides en mis pesares,
me cures las heridas del alma
y sanes los dolores de mi corazón.

Santísima Virgen María, elevada a lo más alto del Cielo,
Poderosa y siempre clemente abogada nuestra,
Ante el Trono de su Majestad Divina,
Tu que nos amas con ternura,
Tú que estás permanentemente en nosotros,
Escucha las suplicas sinceras
que salen desde lo más profundo de mi ser
y dígnate mostrar tu valiosísimo poder
remediando mis angustiosos problemas de amor.

Oración de la Virgen de las Angustias para
Recuperar a la Pareja y Restaurar el Matrimonio
Te ruego salves mi matrimonio, mi pareja,
No dejes que lo que hasta ahora era felicidad
Tenga un mal final, no permitas que mi familia
se rompa definitivamente por
la ausencia de ……. (nombre de la persona amada)
Que sepa que yo ……. lo-a amo con toda mi alma,
Que es el gran amor de mi vida,
y haz que regrese a casa urgente
para que seamos una familia feliz y completa,
inundados de amor, dedicación, comprensión y paz.

Ayúdame a restaurar mi matrimonio,
mi familia, mi hogar, ayúdame
a recuperar esa unión que teníamos
y que nos hizo sentir tan dichosos.
Alentado-a por la confianza y esperanza que me inspiras,
Pongo en ti y junto a tu Hijo nuestras vidas
Y te ruego pide por mí, por mi unión de pareja,
Dame remedio para acabar con esta tan difícil situación:
(decir con inmensa fe lo que se quiere conseguir).
Virgen de las Angustias, quiero y necesito que ……
Vuelva conmigo y con su familia, lleno-a
de cariño hacia mí (y nuestros hijos …),
haz que nuestro amor sea puro y verdadero,
que sea más poderoso que nuestro egoísmo,
que ……. me valore y respete en todo momento
y me corresponda en mis sentimientos,
que me quiera con ardor, entrega y total fidelidad.
Ayúdame Señora, Madre del Amor Hermoso,
Para que nuestro hogar respire unión y armonía,
Que olvidemos infidelidades y rencores,
Aleja de nuestras vidas, de nuestro hogar,
Las discusiones, la incomprensión y los reproches,
Aleja todo aquello que nos pueda separar,
Haz que ninguna persona interfiera en nuestras vidas
Para que pronto, cuanto antes,
volvamos a ser una pareja enamorada,
unos esposos unidos en lo bueno y en lo malo
y una familia completa y dichosa.
Gloriosa Virgen de las Angustias, Señora mía bendita,
Permanece siempre junto a nosotros
como una Madre que alegra y consuela con su sola presencia,
presérvanos de todos los males, las desgracias y peligros,
y alcánzanos del Señor una encendida caridad
para adorar siempre a tu Hijo,
que por nosotros murió crucificado,
guíanos para que nuestros pasos en la vida
siempre se encaminen por la senda de la virtud,
para así llegar algún día a la Patria Celestial.
Así sea.
Rezar siete Avemarías, Padrenuestro y Gloria.

Hacer la oración siete días seguidos.